Haciendo una sesión fotográfica de moda [parte 2]

0
Haciendo una sesión fotográfica de moda [parte 2]

En la primera parte comentábamos sobre la conceptualización cuando estamos haciendo una sesión. Hoy, continuaremos con temas como dirección e iluminación.

Como en una película, en una sesión fotográfica hay (o debe haber) un director. En este caso, el director es el fotógrafo quien dirige y realiza la sesión. Pero no nos compliquemos mucho, vamos por partes y con calma.

Convirtiéndonos en directores mientras estamos haciendo una sesión.

creatyum-media-haciendo-una-sesion-01

En este tipo de fotografía es el fotógrafo quien dirige “toda la orquesta” como se dice. Cómo director tú decides que va y que no, que se pone o quita, que pose y cual no, etc. Aunque se puede recibir recomendaciones y comentarios por parte del asistente, los modelos y/o maquillistas, al final tú decides. Ojo, no hay que olvidarnos los modales y la buena vibra.

Si estamos trabajando para un cliente, tienes que saber claramente que es lo que el cliente quiere. Al final quien dará la cara por esas fotos eres tú.

Tienes que saber dirigir a tu equipo por lo que un plan ordenado por etapas es conveniente. En que momento se harán tales fotos con tal outfit y en que momento las de otro estilo, etc. Quien posará en cada una, en que locación y que luces necesitarás.

Algo muy importante a tener en cuenta, es la empatía y la confianza. Debes ser empático para conectar con tu equipo de trabajo y debes transmitir confianza de que sabes lo que estás haciendo. Por mucho que se complique la situación (porque sucede) mantén la calma y no maltrates a nadie. Todos cometemos errores y sería feo equivocarse y que te griten.

Un consejo útil: práctica tu forma de explicar y dirigir, eso te ayudará a poder dirigir de mejor manera y hacerte entender. Recuerden: práctica y constancia.

Iluminación sencilla, no te compliques innecesariamente.

creatyum-media-haciendo-una-sesion-02

Hay quienes creen que una configuración compleja de luces es de vital importancia pero la verdad es que no. Una configuración completa por decirlo de una forma sí ayuda pero a la vez te complica y puede hasta limitarte. Aclaro, es cuestión de gustos y necesidades.

Cuando recién inicias en este tipo de fotografía y estás haciendo una sesión que no requiere configuraciones complicadas, no lo hagas. Es más fácil y rápido controlar y reconfigurar dos a tres luces para adecuarse a los imprevistos que mover hasta unas diez luces.

Si sabes bien lo que estás haciendo y sobre  todo, lo que quieres, hasta con una luz puedes obtener los resultados buscados. Y es en serio, es mejor la calidad que la cantidad.

Configuración básica de luces.

Una configuración sencilla que puedes utilizar, es un juego de dos luces. Utilizamos una luz principal con un softbox; esta luz la colocaremos sobre una jirafa de frente y desde arriba. El segundo, sería una luz blanca pequeña, desde abajo para rellenar.

Algo interesante de esta configuración, es la simplicidad y versatilidad que te ofrece. Permite mantener muy bien iluminado al modelo y por su flexibilidad, este tiene más espacio para moverse. De igual forma, reduce (en temas de luces) la mayoría de cosas que podrían salir mal si no estás acostumbrado a trabajar con luces de estudio.

Más artículos sobre nuestro tema del mes, clic aquí.