La importancia del diseño sostenible

Hoy más que nunca debemos trabajar bajo los parámetros del diseño sostenible.

Con el evidente cambio climático, trabajar regidos por los parámetros de un diseño sostenible, es fundamental. Hace dos años compartimos un artículo de buenas prácticas de diseño verde, el cual, retomamos hoy.

Ahora bien, para empezar, veremos qué es lo que lo hace sostenible. La mejor forma de sintetizarlo, es quizás, como lo hace Wikipedia:

El diseño sostenible es la filosofía de diseño de objetos físicos de acuerdo con los principios de sostenibilidad económica, social y ecológica.

Wikipedia

En nuestro anterior artículo, abordamos el tema desde una perspectiva más gráfica y ecologista. En esta ocasión, lo abordaremos desde una perspectiva más amplia. Probablemente más que todo esto aplique a diseñadores industriales, de productos, moda entre otros.

El ecodiseño es una metodología de diseño basada en una serie de principios, criterios y objetivos que ayuden a disminuir el impacto medioambiental. La aplicación de la misma podría reducir considerablemente el deterioro del medio ambiente y, por ende, mejorar nuestra calidad de vida. Sin más vueltas, empecemos…

Principios del ecodiseño

Como recién mencioné, esta metodología se basa en diferentes principios que pueden resumirse en cuatro principios básicos.

  1. Actuación en origen: se debe plantear un problema de sostenibilidad a solucionar antes de diseñar. No es diseñar sólo por hacerlo, debe buscarse solucionar algún problema.
  2. Internalización de costos: se debe incorporar el conocimiento de algunos problemas medioambientales generados por las actividades de producción. Esta práctica permite tomar acción sobre el impacto que genera la producción de algunos materiales.
  3. Ciclo de vida: deben evaluarse de forma global los costos y el impacto a lo largo de la vida de un producto o servicio. Esto ayudará a disminuir problemas medioambientales a mediano y largo plazo.
  4. Regulación administrativa: aunque esto va más orientado a empresas grandes, aplica aunque seamos diseñadores independientes. En los procesos de diseño debemos apegarnos a normas y directrices medioambientales para el tratamiento de nuestra materia prima.

El diseño sostenible y la aplicación del ecodiseño para la creación de productos, indumentaria, accesorios, etc. deben poseer ciertas características:

  • Incorporar principios medioambientales en su concepción, uso y eliminación.
  • El procedimiento de desensamblado debe ser poco complejo, si es el caso.
  • La recuperación, reutilización o reciclaje debe ser práctica y fácil.
  • El proceso de destrucción debe ser adecuado y con bajo impacto medioambiental.

Las diez reglas «de oro» para el ecodiseño de productos

El profesor sueco Conrad Luttrop y Jessica Lagerstedt en 2005 resumen una serie de reglas para el ecodiseño de productos. Aunque estas normas definen ciertos aspectos, estas deben interpretarse y adaptarse a cada caso.

  1. Toxicidad: se debe eliminar el uso de sustancias tóxicas o, en su defecto, mantenerlas en ciclos cerrados.
  2. Gestión interna: mejora de la gestión interna para minimizar el consumo de energía y recursos en la producción y el transporte.
  3. Estructura: aprovechar las posibilidades estructurales del producto y los materiales para minimizar la masa del producto sin comprometer su funcionalidad.
  4. Consumo en la vida útil: aunque es complicado, se debe minimizar el consumo de energía y recursos durante la vida útil del producto.
  5. Servicio al cliente: se deben promover sistemas de reparación y actualización.
  6. Vida útil larga: con respecto a la vida útil del producto, se debe favorecer su duración.
  7. Materiales y acabados: primeramente invertir en materiales y acabados de buena calidad. Además, proteger los productos de la suciedad, corrosión y desgaste.
  8. Identificación: también, hay que facilitar la actualización, reparación y reciclado en todo caso, en manuales y etiquetas.
  9. Higiene material: se debe igualmente, facilitar la actualización, reparación y reciclado mediante el uso de un número bajo de materiales distintos.
  10. Uniones: finalmente, utilizar el mínimo de elementos de unión. Teniendo en cuenta el impacto del uso de tornillos, adhesivos, encajes, y bloqueos.

En conclusión, la aplicación de todos estos principios, criterios y normas, ayudará a la reducción del impacto medioambiental. Por otra parte, al realizar estas prácticas, ayudamos al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Y ustedes, ¿ya aplican algunos de estos principios?


Director y fundador de Creatyum. Diseñador gráfico y fotógrafo freelance. Me fascina el café, Harry Potter y Game of Thrones.