No es de mis marcas favoritas, pero, Zara renovó su identidad hace unos días. Alguna parte de mi tiempo me ocupo en analizar con mis propios métodos los rediseños de algunas marcas populares. Aunque no estoy afiliado a Zara, decidí descubrir su nueva experiencia para estos próximos años.

Luego de estos lanzamientos creamos patrones de criterio a los nuevos cambios, es un golpe bueno o malo para las marcas; al parecer, el 2019 nos trae muchas sorpresas, y una gran parte de ellas el rediseño de marcas.

La evolución de Zara

Con el paso del tiempo es muy controversial argumentar que marcas como Zara, obtengan como resultado una generación de fanáticos que les apasione la moda y que para estos lados del mapa, sea categorizada como una tendencia joven con un gusto superior a otros. Es algo que se adquiere con el tiempo, que evoca mucho trabajo entregar ganar y competir con otras empresas similares y fuertes en el mercado.

Análisis: rediseño

creatyum-media-zara-generacion-evolucion-logos

El nuevo logo sigue manteniendo una similitud al resto de su evolución, con un aspecto integral y con un toque de elegancia y personalidad; nos permite percibir un cambio poco amigable, utilizando las mismas cuatro letras en mayúsculas y una apreciable variante en el uso tipográfico serif.

Sin embargo, en el logotipo anterior, es fácil percibir el amplio espacio entre sus letras. Un espaciado el cual, genera cierto criterio visual de minimalismo y seriedad.

Esta nueva identidad puede llegar a confundirnos por la falta de balance entre la “Z” y el inicio de la letra “A”.

La nueva identidad rompe por completo ese criterio, hasta lograr ser más angosta que unificar el nombre. Nos da una sensación de letras “enredadas” luchando por liberarse entre sí.

Mientras que los antiguos logos se separan con cierta ligereza, a la vez, nos sorprende con su estabilidad de mantener una tipografía recta sin porcentajes visuales de curvas. Lo cual, por cierto, es algo que podemos ver en esta nueva identidad.

Baron & Baron es una firma de expertos en llevar a otro nivel la moda, y fueron los creadores de esta nueva imagen.

Espacio comprimido y superpuesto

El tipo de espacio llega a presumir una evolución notoria cuando las letras se comprimen y cuando se superponen evocan a un ejemplo de integridad. En cuanto al uso de serifs, interpreta elegancia y seguridad.

Pareciera que el nuevo logotipo fuese un resultado de una falla técnica, cuando se obtiene una transformación en donde sus letras se entrelazan y que nos da un significado.

Análisis: Empatía con el usuario

El siguiente paso a gran escala y no menos importante, era crear un cambio considerable para sus usuarios. Nos daremos cuenta fácilmente en su sitio web zara.com.

Antes:

creatyum-media-zara-generacion-evolucion-web-01

Ahora:

creatyum-media-zara-generacion-evolucion-web-02
creatyum-media-zara-generacion-evolucion-web-03
creatyum-media-zara-generacion-evolucion-web-04
creatyum-media-zara-generacion-evolucion-web-05

Conclusión

No se trata de comparar, pero recientemente se está dando mucho el refrescamiento sin poca evolución en algunas marcas. Pienso que cada una de ellas tiene un propósito que les ha llevado años y horas de trabajo empatizar con sus usuarios; lo hemos visto con Google, Airbnb, Slack y Uber por mencionar algunos casos. También, lo vemos en el mundo de la moda y Zara parece darse su lugar en esta competencia.

Pero, ¿es un desastre haber comprimido sus letras sin pensar en el espacio? Durante el análisis observé más allá que las letras “ZA”, no existe un balance de los pilares que sostienen a ambas letras. Sin embargo, la combinación de “RA” es un estadillo y complementa su rediseño, llevándolo a un nuevo rostro en el mundo de la moda.