Para comenzar, ¿qué es la armonía cromática, no sólo en foto sino que en general? En resumen es una serie de técnicas que permiten llegar a un punto de equilibrio entre colores; así mismo, también es un efecto estético que armoniza y vincula una serie de piezas entre sí.

Suele usarse mucho en diseño de moda, sobre todo para la creación de colecciones de temporada tanto en vestuario como accesorios. En fotografía o video, suele aplicarse para unificar estéticamente una campaña.

Si lo aplicamos a nuestro plano terrenal, es lo que los influencers hacen para que el feed de su Instagram se vea del mismo color y tonalidad.

Color dominante: azul / Temperatura: fría

Ahora bien, para empezar necesitamos entender algunos conceptos: ajuste cromático, complementariedad armónica, acorde y extensión cromática.

  • Ajuste cromático: es la obtención de la proporción optima entre los colores de nuestra pieza. En otras palabras, cuanto de un color queremos que esté presente en nuestra imagen.
  • Complementariedad: es la oposición entre las tonalidades de los colores. Se produce de forma natural aunque podemos intervenir en esto. Ejemplo son los colores navideños (verde/rojo) que son opuestos en el círculo cromático. Hay muchos más ejemplos de esto.
  • Acorde cromático y extensión: es la proporción conveniente y ajustada que tienen los colores entre sí en una composición. Por su parte, la extensión son las dimensiones de las misma; tanto espacial como geométricamente.

Puede verse complicado pero en la práctica es menos complejo, sólo se trata de educar el ojo y practicar, practicar y practicar. Al final la práctica hace al maestro ¿no? ¡Continuemos!

Aplicar la armonía cromática a nuestras fotos

Para comenzar con esto, debemos definir el estilo y técnica con qué queremos trabajar. Esto nos ayudará a crear una identidad visual que nos identifique y diferencie de otros usuarios.

No es algo de la noche a la mañana, toma tiempo, constancia y práctica pero vale la pena. Ahora, sin enrollarnos más, veamos cómo hacerlo.

Lo primero será definir sobre qué tonalidad nos vamos a mover. Esta se puede determinar escogiendo cuál va a ser la colorización que tendrán nuestras fotos y su temperatura. Podrían colores fríos y temperatura fría así como podrían ser colores cálidos con temperatura fría. Sólo por dar un ejemplo.

Como podemos ver en el ejemplo, Desirée se va por una tonalidad un poco fría y llena de colores cálidos. Por su parte, Paula (al igual que el ejemplo de Gio), se decantan más por colores y tonalidades frías.

Para realizar esto, nos centraremos en algunos parámetros específicos en nuestra app (móvil) favorita. Cabe aclarar que funciona con cualquier herramienta de edición fotográfica.

Ajuste de temperatura – App VSCO.

El primer ajuste a modificar es la temperatura de nuestra foto. Independientemente escojamos frío o cálido, debemos ajustarlo. Lo segundo a hacer dependiendo la colorización que deseemos sería ajustar el tinte.

Hay muchas formas de hacer esto, porque ahorita lo siguiente sería ajustar manualmente los colores o aplicar un filtro predefinido.

Si optamos por el filtro, mi recomendación es aplicar primero el filtro y luego hacer el ajuste de temperatura. Algo importante en la armonía cromática es la saturación de los colores. Dicho de otra forma: si queremos colores vivos y brillantes o, apagados y fríos. Para modificar esto debemos jugar con la opción de tono y saturación.

Ajuste de saturación – App VSCO.

Como ven, es realmente sencillo aplicar estos ajustes y, con los filtros nos ahorramos mucho tiempo. Obviamente, dependerá de cada quien decidir que tantos ajustes hacer.

Para finalizar, una vez tengamos todos nuestros ajustes definidos, debemos considerar los siguientes puntos:

  1. En el 85% de nuestras fotos deberemos aplicar los mismos ajustes (temperatura, tinte, filtro y/o saturación).
  2. No todas las fotos son iguales ni sus condiciones, por lo que, deberemos jugar con los niveles de cada ajuste para que el resultado sea similar al de las demás fotos.
  3. En el 15% restante podemos aplicar/experimentar otros ajustes para no ser monótonos. Estos ajustes deben ser siempre en la misma gama de colores pero variar en alguno de los ajustes.
  4. Si elegimos utilizar un filtro predefinido este hará un 80% del trabajo de edición aunque siempre es bueno ajustarlo nosotros.

La fotografía es una constante experimentación, por lo que, si pasado un tiempo quieren optar por otro estilo, no teman hacerlo.

Al final del día, la experimentación y la práctica constante nos harán mejores fotógrafos.
Post original en: MAR.AL