Connect with us

Visual

Las emociones y el color en el cine

El color en el cine ha tenido una evolución increíble a nivel de calidad y producción. Con el paso de los años, dejó de ser algo meramente estético, a ser algo fundamental para la transmisión del contenido.

El cine en blanco y negro, que pasó a quedar relegado, en la actualidad se utiliza en su mayoría para fines experimentales en el cine independiente. Esto no significa que sólo en producciones independientes pueda usarse.

Pueden leer más al respecto: Qué es el color en el cine?

Un excelente ejemplo del manejo de emociones por medio de los colores, es la película francesa Mood Indigo; que nos muestra un esquema de color muy interesante y un juego de emociones bien controlado.

Mood Indigo (Michael Gondry)

Los colores tienen diferentes efectos en el subconsciente y dependiendo de nuestra exposición a ellos podemos alegrarnos o deprimirnos, por ejemplo. Podemos sentir hambre o temor, si no usamos adecuadamente el rojo y amarillo. Lo mismo sucede con el resto de colores.

Lo que vuelve al color algo realmente potente en esta industria, es el impacto en nosotros como mencioné líneas arriba. Por esta razón, el buen uso del color puede beneficiar o dañar nuestra producción.

Los colores y su significado emocional.

Pero para entender un poco más como funciona, debemos saber que interpretación le da nuestro cerebro a cada color. Aclaro, no significa que literalmente debamos “colorear” de equis color la escena.

Azul: representa la profundidad de un sentimiento, es pasivo, asociativo y unificador. Transmite tranquilidad y paz, satisfacción, amor y afecto. Sin embargo, un uso exagerado puede comunicar tristeza y depresión.

Verde: representa la perseverancia, fuerza de voluntad, al igual que el azul es pasivo, pero protector. Es autónomo y posesivo, y entre sus cualidades afectivas se encuentran la persistencia, liderazgo y autoestima.

Rojo: es un color fuerte, representa la fuerza de voluntad y en cantidades grandes puede evocar la ira o la violencia. Es autónomo al no necesitar de otros colores para transmitir su mensaje, es competitivo y eficiente. Afectivamente, es un color excitante, autoritario y con una fuerte evocación sexual.

Amarillo: es espontáneo, excéntrico, planificador, ambicioso e inquisitivo. Afectivamente comunica expectación, originalidad y seguridad.

Naranja: este color, es la combinación de los dos colores anteriores. Gracias a las cualidades autónomas y excitantes del rojo, más las cualidades expectantes y espontáneas del amarillo, es un color que evoca el apetito y puede usarse con estos fines.

Café: representa la receptividad sensorial y es un color tierra, es sabio y crea dependencia y seguridad. Aunque, también es un color que transmite la falta de adaptación.

Negro: representa los limites absolutos y la negación. Puede evocar abandono, rechazo, temor y soledad. Suele usarse para fines negativos y en algunas culturas, representa la maldad.

Morado: es el color de la realización, la realeza e irresponsabilidad. A su vez es intuitivo, sensible y se usa generalmente para representar la magia.

Así mismo, hay otros colores y combinaciones que pueden evocar diferentes emociones.

Recibe nuestro mejor contenido

Continúa leyendo

Director at Creatyum. Designer and vampire. Coffee and sugar junkie. Filmaking lover. Millennial and Potterhead.

Más en Visual

Destacados

Newsletter

Suscríbete a la newsletter gratis y recibe nuestro mejor contenido cada sábado y acceso a contenido exclusivo.

#crtymgram

Redacción

To Top